Blog
Expan Pro Blog
Portugal

Albufeira

Albufeira
Antaño un pintoresco pueblo de pescadores, hace ya unas décadas que Albufeira se ha convertido en un importante enclave turístico de la región del Algarve. Con una atractiva vida nocturna, una oferta inagotable de actividades y numerosas playas, puedes tener la seguridad de que dividirás el tiempo entre la arena dorada, los acantilados ocres y el mar azul, y los bares, restaurantes y fiestas hasta la hora que quieras.
El casco antiguo, con sus bonitas calles empedradas y las influencias moriscas, quedó un poco opacado, pero aquí la gracia es otra: éste es un destino para disfrutar todas y cada una de las playas, visitar los bonitos pueblos del interior y deleitarse en los restaurantes rurales de alta calidad de la zona.

Cuándo ir

En general, el clima de Albufeira es agradable durante todo el año. Si lo que quieres es disfrutar de la playa, de junio a septiembre las temperaturas son más altas y hay más sol, aunque también hay muchos turistas, por lo que es conveniente reservar el alojamiento y algunas actividades con anticipación. Septiembre también es una hermosa época, con 26 °C de máxima, y ​​suele haber bastante gente, sobre todo parejas sin hijos. Si prefieres evitar las multitudes y disfrutar de un clima más suave, abril y mayo son excelentes épocas, con temperaturas de entre 14 y 23 °C.

Clima

El clima de Albufeira es cálido y templado durante todo el año, con veranos largos y calurosos, e inviernos suaves influenciados por su ubicación junto al mar. Durante los meses de verano, de junio a septiembre, las temperaturas máximas diarias oscilan entre los 25 y los 30 °C; las noches también son cálidas, con temperaturas que rara vez bajan de los 18 °C. En invierno, de diciembre a febrero, las temperaturas diurnas promedio son de alrededor de 15 °C, y las nocturnas pueden bajar hasta los 10 °C. Los meses más lluviosos son octubre, noviembre y diciembre.

Gastronomía

La cocina portuguesa es famosa por sus mariscos y pescados frescos, y Albufeira no es la excepción. Un plato que probablemente probablemente probarás en tu viaje es la cataplana, un guiso de mariscos con tomates, cebolla, ajo y pimientos hecho en una olla de cobre tradicional llamada cataplana. El bacalhau, porque es imposible hablar de Portugal y no hablar de bacalao, se prepara de tantas formas como días tiene el año, y la más tradicional es el bacalhau à brás, una mezcla de bacalao desmenuzado, papas, cebolla y huevo. El arroz con mariscos y las sardinas asadas, servidas con ensalada de tomate y pimiento, son otros platos populares en Albufeira. Para el postre debes probar el clásico pudim de ovos, un flan de huevo y azúcar caramelizado.
Hay muchos lugares en Albufeira donde puedes encontrar restaurantes. El centro histórico es el lugar donde ir si buscas comida tradicional portuguesa; en algunas playas, como dos Pescadores, da Coelha y de São Rafael, o en la Marina, puedes disfrutar de una vista impresionante del mar mientras viene; el área de Oura tiene bufetes libres y comida de diversos lugares, mientras que la Avenida Sá Carneiro es especialmente interesante por la noche, ya que además de restaurantes cuenta con muchos bares.
Por último, un dato gastronómico no menos importante: cuando estés en la playa, si pasa un vendedor de bolinhas de Berlim, llámalo. Este pastel dulce es de lo más popular del Algarve, y hay varios tipos de rellenos: los con crema pastelera, chocolate o la bolinha de alfarroba (algarroba) son los más populares.

Qué ver

Aunque el recorrido patrimonial no es la razón principal de un viaje a Albufeira, no está de más dar un paseo por el casco histórico y disfrutar de su ambiente. Verás varias construcciones interesantes. La Igreja Matriz, construida a finales del siglo XVIII para reemplazar la anterior, destruida por el terremoto de 1755, la Igreja de São Sebastião, con un portal lateral de estilo manuelino, y la Capela da Misercórdia, construida sobre una antigua mezquita, son algunos de los edificios religiosos interesantes. La Torre do Relógio, ubicada en la antigua cárcel, es muy linda de ver de noche, cuando suele estar iluminada.
Si te gustan los museos, puedes visitar el Museu Municipal de Arqueología, donde podrás aprender sobre la historia de Albufeira a través de distintos descubrimientos arqueológicos, y el Museu de Arte Sacra, que exhibe arte sacro de las iglesias de los alrededores que sobrevivieron al terremoto de 1755.
Si te quedas a dormir por la zona y quieres algo de entretenimiento por las noches, la Avenida Sá Carneiro es conocida como la calle de los bares o The Strip en honor a la de Las Vegas, ya que está repleta de bares y discotecas. En los meses de verano suelen llenarse al caer el sol.
Una de las mejores cosas que hacer en Albufeira es disfrutar de las vistas desde el Miradouro do Pau da Bandeira, desde donde verás la ciudad y una de sus playas urbanas, la Praia dos Pescadores. Este mirador es también un punto estupendo para disfrutar de la puesta de sol. Además, tiene una particularidad: así como otros tienen funiculares, acá hay escaleras mecánicas que descienden hasta la playa, así que puedes bajar (y volver) sin hacer ningún tipo de esfuerzo.
Construida en 2009, la Marina es otro de los lugares que puedes ver en Albufeira, a casi 2 kilómetros del centro histórico. Además de cumplir sus objetivos náuticos, es un lugar agradable para dar un paseo, admirar sus coloridos edificios de apartamentos en colores pastel y disfrutar de sus restaurantes y cafeterías.
¿Has visto fotos de barquitos en medio de aguas azules y acantilados salpicados por ahí? El litoral de Albufeira, especialmente el Barlovento algarvío, con sus acantilados de roca ocre y rojiza contrastando con el color turquesa del mar, es el lugar para que seas protagonista de esa postal. Aunque puedes visitar las playas por tierra, es más que recomendable aprovechar la oportunidad y hacerlo desde el mar, ya sea en kayak, en crucero o en barco, y admirar la costa mientras disfrutas del atardecer o de una comida.

Playas

Una de las mejores cosas de Albufeira es la cantidad de playas que tienes a tu alcance. Dondequiera que te encuentres, nunca estarás lejos de una, cada una con su propia atmósfera.
Varias de las playas están en el mismo núcleo urbano. La Praia do Peneco es también conocida como la Praia do Túnel, ya que se puede acceder desde el mismo centro por un túnel o, si lo prefieres, por un ascensor, el Elevador do Peneco. Por otro lado, la Praia dos Pescadores, una de las más populares, también ofrece una amplia extensión de arena. Otra de las playas urbanas es la Praia dos Alemães que, aunque suele estar concurrida, tiene un aspecto más virgen, ya que está protegida por unos bonitos acantilados.
Conocida como Praia Secreta, la también llamada Praia da Dédé se encuentra entre la Praia da Ponta Grande (a la que solo se puede acceder en barco) y la playa da Ponta Pequena. Lo que la hace especial es que, desde la arena, no puedes ver el horizonte, ya que el agua entra por una gruta camuflada por el gran acantilado. Se puede acceder por tierra o por mar.
Alejándose un poco de Albufeira hay un montón de playas preciosas. Una de las más impresionantes del Algarve es la Praia da Falésia, 6 kilómetros de arena rodeadas de acantilados de un intenso color rojizo. Otras playas muy lindas son la Praia de São Rafael, resguardada por acantilados dorados, Praia dos Arrifes, con rocas que conforman un paisaje maravilloso, Praia da Ponta Pequena, a la que tienes que ir con marea baja, Praia da Coelha, muy familiar, y Praia da Galé, una larga franja de arena menos concurrida que muchas otras playas de la zona.
Además de disfrutar de tumbarte en la arena, puedes practicar deportes acuáticos como surf, windsurf, snorkel, paddle board y kayak. Es solo cuestión de que elijas cómo quieres disfrutar tus horas bajo el sol.

Galería de imágenes

Mapa

Hoteles relacionados