Blog
Expan Pro Blog
Alemania

Colonia

Colonia
Ubicada a orillas del río Rin, hacia el oeste de Alemania, Colonia es la cuarta ciudad más poblada del país y uno de los lugares turísticos más visitados de Europa.

Debido a su ubicación estratégica sobre una de las rutas fluviales comerciales más transitadas, ya que fue una de las grandes sedes del poder eclesiástico, Colonia supo ser en la antigüedad uno de los puntos de mayor importancia para el Sacro Imperio Romano Germánico. Luego de la Segunda Guerra Mundial perdió más del 95% de su población y quedó prácticamente en ruinas, pero ha sabido recomponerse.

Con sus más de dos mil años de historia, Colonia es famosa por su catedral, para muchos la más bonita del mundo, aunque también cuenta con otros tesoros arquitectónicos y más de treinta museos de todo tipo, además de un hermoso mercado navideño y un famoso carnaval

Cuándo ir

El mejor momento para viajar a Colonia depende de lo que estés buscando. Durante los meses de verano, de junio a septiembre, las temperaturas son más agradables y puedes aprovechar la gran cantidad de horas de luz para recorrer la ciudad. Por otra parte, durante diciembre tienen lugar los famosos mercados navideños, por lo que si eres fanático de esta época quedarás encantado. Si quieres presenciar el Carnaval de Colonia, se realiza aproximadamente la tercera semana de febrero y reúne a más de un millón de espectadores.

Clima

El clima en Colonia se caracteriza por tener un invierno frío, aunque no gélido, y un verano cálido. Las lluvias están repartidas a lo largo de todo el año, aunque no son excesivas. Durante el verano, de junio a septiembre, las temperaturas oscilan entre los 13 °C de mínima y los 25 °C de máxima. El invierno, de diciembre a marzo, es frío y húmedo. El mes de más baja temperatura es enero, con mínimas de 2 °C y máximas de 5 °C. Si bien en Colonia llueve durante todo el año, la época más seca es de abril a octubre. Durante el invierno es posible que nieve algunos días, principalmente entre diciembre y febrero.

Gastronomía

La ciudad de Colonia, al igual que muchas otras de la región, ofrece comidas elaboradas y abundantes. Un plato típico de la zona es el Rheinischer Sauerbraten, carne asada macerada en vinagre, vino tinto y especias, acompañado con Knödel, una especie de albóndigas hervidas hechas con papa y harina. Originalmente se preparó con carne de caballo (de ahí la necesidad de ablandarla mediante el macerado), aunque hoy puedes encontrar versiones con ternera. Otros platos frecuentes que puedes encontrar son la famosa morcilla Saumagen, tripa de vaca rellena con picadillo de otras carnes junto con verduras y especias, o el Flammkuchen, una masa muy delgada con cebolla y panceta (algunas veces también con queso), que se sirve sobre una tabla de madera y se la suele comer con la mano, al igual que la pizza.

La bebida por excelencia es la tradicional cerveza Kölsch, que puedes encontrar en cualquier pub o restaurante. Es común acompañarla con un Halver Hahn, un pan hecho con harina de centeno que suele servirse junto a algunas rebanadas de queso, pepinillos en vinagre y mostaza, o bien con rodajas de cebolla.

El principal polo gastronómico se ubica próximo a la catedral de Colonia, en las calles paralelas y transversales al río Rin.

Qué hacer

Uno de los principales atractivos arquitectónicos de Colonia es su imponente catedral, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Se trata de un edificio de estilo gótico cuya construcción comenzó a mediados de 1248 y finalizó recién en 1880. Durante la Segunda Guerra Mundial, sufrió graves deterioros en algunos sectores, pero su estructura se mantuvo intacta, y décadas más tarde comenzaron las obras de restauración. Si quieres disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad, puedes subir al mirador de la torre sur, con una altura de 157 metros, a la que se accede por una escalera de más de 500 peldaños. Además de la catedral, Colonia cuenta con otras doce basílicas románicas que también fueron restauradas luego de la Segunda Guerra Mundial.

Si eres amante de los museos, Colonia te resultará un lugar perfecto. Entre los más conocidos destacan el Museo Ludwig, con obras de Kandinsky, Picasso y Dalí, entre otros artistas modernos, y el de Wallraf-Richartz, que abarca varios períodos y estilos, desde Rubens y Rembrandt, hasta obras del expresionismo alemán. Otros museos llamativos son el Museo del Perfume en la Casa Farina, donde también se encuentra la fábrica de perfumes más antigua del mundo, todavía en funcionamiento, o el Museo del Chocolate, en el que no solo aprende acerca de su historia y elaboración, sino que puedes degustar los productos. También puedes visitar el Centro de Documentación sobre el Nacionalismo, un espacio dedicado a la memoria de las víctimas del nazismo.

Si el buen clima acompaña, puedes recorrer el Rheinpark, un amplio espacio verde ubicado en la margen derecha del río Rin, y cruzar en teleférico desde la otra orilla. También puedes visitar el Jardín Botánico, con más de 10.000 tipos de plantas. No muy lejos de allí encontrarás el famoso puente Hohenzollern, desde el que se aprecia otra fantástica vista, especialmente durante el atardecer.

Por último, si planificas tu estadía para diciembre o febrero, hay dos grandes eventos que no te puedes perder. En diciembre tienen lugar los famosos mercados navideños distribuidos por toda la ciudad, siendo el de la catedral uno de más importantes, con más de 150 puestos. Las propuestas varían ligeramente entre un mercado y otro, pero todos ofrecen una amplia variedad de artesanías, adornos navideños y comidas típicas. La mayoría abre cerca del mediodía, aunque si tienes la oportunidad de recorrerlos durante la noche verás encendidas las características lucecitas que crean un ambiente mágico. 

Si, en cambio, te encuentras en Colonia a mediados de febrero, es posible que disfrutes de uno de sus eventos más importantes, el carnaval. Durante una semana, los disfraces, las pelucas, las máscaras y el maquillaje se vuelven normales entre los ciudadanos, al punto de que puedes llegar a sentirte extraño si llevas tu ropa habitual. Dentro del carnaval cada día tiene una celebración en particular, pero siempre puedes continuar los festejos en los numerosos restaurantes, pubs y cervecerías hasta bien entrada la noche.

Galería de imágenes

Mapa