Blog
Expan Pro Blog
Irlanda

Dublín

Dublín

Dublín, la capital de Irlanda y la ciudad más poblada de la isla, está ubicada en la costa este sobre el mar de Irlanda, en la desembocadura del río Liffey. Fundada por los vikingos alrededor del año 841 como base militar y centro de comercio de esclavos, ha sido capital del país desde la Edad Media. 


Durante los siglos XVI y XVII surgió en la ciudad una próspera industria textil que alcanzó su apogeo en el siglo XVIII. Desde el XVII, la ciudad se expandió rápidamente; la mayoría de la arquitectura más notable de la Dublín data de esa era, que se considera su edad de oro. La famosa fábrica de cerveza Guinness también se estableció en esa época.


Dublín, además, es hogar e inspiración de prestigiosos escritores como William Butler Yeats, Samuel Beckett, Oscar Wilde y James Joyce, quienes han reflejado la ciudad en sus obras.


Si estás considerando visitar la ciudad, su vida cultural, los encantos naturales cercanos y la vida nocturna hacen de Dublín un lugar perfecto para todo tipo de viajeros.

Cuándo ir

El mejor momento para viajar a Dublín es el verano, ya que los días son más largos y las temperaturas más agradables. De todas formas, cualquier estación es buena para visitar Dublín, ya que cada mes la ciudad presenta un encanto diferente y, en temporada baja por ejemplo, encontrará pocas aglomeraciones. Sea cual sea la fecha, debe tener en cuenta que el clima en Dublín es inestable, por lo que, aunque amanezca soleado, es probable que llueva luego. Por esto mismo, no olvides empacar abrigo, impermeable y paraguas.


Clima

El clima en Dublín es oceánico templado, caracterizado por temperaturas suaves y lluvias abundantes repartidas a lo largo de todo el año. Los inviernos no son especialmente fríos, las temperaturas medias oscilan entre 2 y 8ºC, siendo inusuales las grandes nevadas. De todas formas, debido al nivel de humedad, la sensación térmica es bastante más fría que lo que marca el termómetro. A pesar de las bajas temperaturas, desde enero hasta abril el nivel de lluvias es menor que durante el verano que, por su parte, no es demasiado caluroso. Durante julio y agosto las temperaturas alcanzarán medias mínimas de 11ºC y máximas de 20ºC. Esto, unido a la elevada probabilidad de precipitaciones, hace que los veranos en Dublín sean frescos y agradables.

Gastronomía

Los platos típicos de Irlanda suelen ser contundentes y el desayuno es una buena muestra de ello: huevos, morcilla, salchichas, panceta y algunas cosas más te darán energía más que suficiente para empezar el día. 


Otras comidas típicas que puedes probar durante tu visita son el irish stew (estofado de carne de cordero, papas, cebolla y perejil), el boxty (una especie de pastel de papa), las coddle (salchichas de cerdo cortadas y cubiertas de panceta con papas y cebolla), las fry potato farls (un pan plano hecho en parte con papa), el soda bread (un pan levado diferente), el blaa (otro tipo de pan), el black pudding (una morcilla que a veces se incluye en el desayuno), el colcannon (un puré de papas con repollo) y ostras frescas.


Respecto a las bebidas, el café irlandés -que lleva café, whisky irlandés, mucho azúcar y crema- las cervezas en sus variedades más típicas (Stout, Lager y Ale) y el whisky son los infaltables.

Qué ver

Una visita por Dublín te permitirá pasear a través de la arquitectura, el arte y la vida nocturna. En la parte sur de la ciudad puedes visitar Merrion Square Park y los edificios gubernamentales de los alrededores, donde tienen su sede diversos organismos oficiales del Estado irlandés. Allí, además, hay muchas casas de estilo victoriano. Cerca se encuentra la famosa calle peatonal Grafton Street, con comercios y artistas callejeros. Si te encanta conocer las zonas verdes de las ciudades, al final se encuentra el parque St. Stephens Green, creado en 1664, que tiene jardines de estilo victoriano y un precioso estanque habitado por gaviotas y cisnes.


El Trinity College, que también se encuentra en la zona, fue fundado en 1592 por la Reina Isabel I y es la universidad más destacada de Irlanda. Allí verás un conjunto de hermosos edificios georgianos y victorianos, calles empedradas y jardines que se cuentan entre los lugares más bellos por donde pasear.


En O'Connell Street, por su parte, podrás encontrar monumentos como The Spire (la espiral), una gran aguja que se eleva 120 metros fundiéndose con el cielo. El edificio de la Oficina Central de Correos de Dublín, construido en 1818, está considerado como uno de los mejores monumentos de esta calle. El edificio emblemático posee un gran valor histórico, ya que allí se proclamó la República de Irlanda después de la sublevación de 1916.


En la parte norte de la ciudad podrás encontrar la cervecería Guinness Storehouse, el museo de su fábrica y el bar. Otro infaltable es la zona de Temple Bar, en el centro de Dublín, el mayor centro cultural y de ocio. Con mercados el día y una gran vida nocturna, las estrechas callejuelas empedradas están llenas de pubs y restaurantes siempre rebosantes de gente.

  

La Dublin City Gallery es parte de la reputación de Dublín como centro de arte, ya que es hogar de obras maestras impresionistas, lo mejor del arte moderno irlandés desde 1950 en adelante y el estudio de Francis Bacon. Por su parte, en la National Gallery hay más de 13.000 obras, entre ellas un Caravaggio y una sala repleta de la obra del principal artista de Irlanda, Jack B. Yeats.


Y, si te interesa la historia y los museos, el National Museum of Ireland, la madre de los museos irlandeses y la principal institución cultural del país, tiene cuatro sedes. La antigua cárcel de Kilmainham, por su parte, hoy es un museo donde conocer la historia de quienes fueron encerrados por luchar por la independencia de Irlanda.

Compras

En Dublín podrás encontrar desde las tiendas más clásicas hasta las más vanguardistas. Puedes llevarte de recuerdo pequeñas representaciones del Museo Leprechaun, macetas con tréboles, camisetas, el merchandising de Guinness o el conocido whisky irlandés Jameson.


Para realizar compras en Dublín debe visitar Grafton Street, una de las mayores zonas comerciales de la ciudad, Jervis Shopping Centre, o St. Stephen Green Shopping Centre, un centro comercial cuya estructura transparente deja ver el cielo desde el interior.


Si lo tuyo son los mercados, en el Moore Street Market se venden flores, frutas y verduras, y en la zona de Temple Bar puedes encontrar durante el día el Food Market (mercado de comida), o el Book Market (mercado de libros de segunda mano).

Galería de imágenes

Mapa

Hoteles relacionados

Actividades