Blog
Expan Pro Blog
Finlandia

Helsinki

Helsinki

Helsinki, la capital y la ciudad más grande de Finlandia, es considerada una de las mejores del mundo para vivir. Moderna, vanguardista y rebosante de arte, es un excelente ejemplo de la cultura escandinava, que mezcla lo tradicional y lo contemporáneo en un entorno natural excepcional.


Zona ocupada originalmente por los tavastianos, los suecos colonizaron la costa de la región de Helsinki a finales del siglo XIII. Durante un largo período permaneció como un pueblo costero poco importante hasta que Rusia venció a Suecia en la Guerra Finlandesa en 1809, que terminó por convertir a Helsinki en la capital, creciendo y desarrollándose sin precedentes. Estas transformaciones se pueden apreciar especialmente en el centro histórico, el cual fue reconstruido en un estilo neoclásico para hacerlo parecer al de San Petersburgo. Además de la arquitectura, la gastronomía, el diseño, las costumbres y hasta el idioma atestiguan el pasado bajo dominio ruso y sueco. 


Situada en la costa sur del país, Helsinki es la segunda capital más al norte del planeta, un viaje a la historia y la puerta de entrada para quienes buscan ser testigos de las auroras boreales o de los pasajes lapones.

Cuándo ir

La mejor época para visitar Helsinki es de mayo a septiembre, con preferencia de junio a agosto cuando también se puede ver el sol de medianoche y es la estación menos fría. Sin embargo, debes tener en cuenta que pueden tocarte algunos días lluviosos y un poco de frío. Por otra parte, si quieres ver la aurora boreal, de septiembre a octubre y de finales de febrero a marzo son las mejores épocas.

Clima

El clima de Helsinki es semicontinental, con inviernos largos y helados y veranos cortos y suaves. Entre noviembre y marzo la temperatura se mantiene bajo cero, la nieve cubre el suelo de diciembre a abril, y en diciembre hay menos de seis horas de luz. Por el contrario, en el verano Helsinki goza de largos días, con alrededor de 19 horas de sol en junio. De mayo a agosto ocurren las llamadas noches blancas, cuando no oscurece completamente ni siquiera a la medianoche. La temperatura máxima promedio entre junio y agosto es de 21 °C, y los días más calurosos puede incluso alcanzar los 30 °C. 

Gastronomía

En la cocina finlandesa, muy influenciada por la rusa y la sueca, los ingredientes principales son los pescados, las carnes, la papa, las bayas, los hongos y los panes, y se caracteriza adecuarse a las estaciones propias de cada producto. Para el desayuno puedes probar las karjalanpiirakka, unas tartas de centeno rellenas de una especie de arroz con leche y untadas con mantequilla, panes como el näkkileipä, de centeno, o el ruisleipä, elaborado con varios granos o harinas, o el clásico porridge de avena.


Los platos de pescado son el corazón de la dieta finlandesa. Ya sea una sopa de salmón, filetes de perca, arenque del Báltico en escabeche o vendace ahumado, la lista de preparaciones es interminable. Las llamadas papas nuevas son una comida muy esperada del verano y se sirven con arenque, mantequilla y eneldo, o huevos de pescado.


El runebergintorttu, o torta Runeberg en honor al poeta finlandés Johan Runeberg, se vende solo a principios de año, antes del Día de Runeberg, el 5 de febrero. Es una torta hecha con almendras, ron y mermelada de frambuesas, y lo mejor es pedirla con un café. Si visitas la ciudad en otra época, vas a encontrar los korvapusti (pasteles de canela), pasteles con arándanos y otros frutos silvestres, crema y frutos secos.


Con respecto a los postres, el leipäjuusto es un queso típico finlandés, frito o cocido en el horno y servido con mermelada. Por último, otro imprescindible para conocer más de cerca la cultura del país es tomar un café caliente acompañado de algo dulce en el emblemático café Regatta.

Qué ver

Caminando por el centro Helsinki conocerás los sitios más interesantes de la ciudad. En la calle principal, Aleksanterinkatu, encontrarás tiendas de marcas y restaurantes, mientras que el parque urbano Esplanadi es quizás la zona más cosmopolita de la capital. En el puerto está la plaza del Mercado, con puestos de artesanías, souvenirs y comida típica al aire libre, y el Old Market Hall, el mercado cubierto más antiguo de la ciudad, lleno de puestos de productos típicos.


También puedes visitar el Ayuntamiento y la imponente catedral ortodoxa de Uspenski, con fachada de ladrillos rojos y cúpulas doradas. La catedral luterana de Helsinki, por su parte, destaca con su color blanco y una enorme cúpula verde. Se encuentra en la Plaza del Senado, el lugar donde comenzó la gran reforma de la ciudad. Allí también está la Biblioteca Universitaria y la Casa Sederholm, el edificio de piedra más antiguo de Helsinki. Si visitas la ciudad en Navidad, en esa zona encontrarás su típico mercado navideño para recorrer y probar comida.


Si eres amante del arte, en tu lista deberían estar los museos Kiasma, de arte contemporáneo, el HAM y el Ateneum, que ostenta la colección de arte clásico más importante de Finlandia, además de haber sido el primero del mundo en comprar una obra de Van Gogh.


Y si de vanguardia y diseño hablamos, dos ejemplos son la capilla del Silencio Kamppi, un espacio laico donde cualquiera puede orar, meditar o reflexionar, y la iglesia de Piedra Temppliaukio, excavada en roca y con una cúpula de cristal a través de la que se filtra luz natural. La calle Huvilakatu, con fachadas de diferentes colores perfectamente combinados, es un deleite a la vista.


Si quieres conocer ambientes de moda, el barrio Puu-Vallila, conocido como el distrito de las casas de madera y originalmente habitadas por la clase trabajadora, hoy es un barrio muy cotizado. Muy cerca se encuentra Konepaja, el barrio de antiguas fábricas, y Töölö, lleno de tiendas, cafeterías y restaurantes.


Un paseo interesante es visitar Suomenlinna, una isla-fortaleza construida por los suecos para defenderse de los ataques rusos que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Puedes también dar un paseo por la ruta azul y conocer los edificios, cañones, túneles y astilleros de esta fortaleza.


Y, para terminar el día, ¿sabías que los finlandeses aman el sauna? De hecho, la palabra deriva del finés. Podrás disfrutar de momentos relajantes en sitios tan raros como un restaurante como el histórico Kotiharjun, en funcionamiento desde 1928. 

Galería de imágenes

Mapa

Hoteles relacionados

Actividades