Blog
Expan Pro Blog
Reino Unido

Highland

Highland

Se conoce como Highlands o Tierras Altas a gran parte de la superficie norte de Escocia, siendo Inverness su ciudad capital. La zona se caracteriza por la naturaleza en estado puro, muy pocos pueblos habitados y leyendas que configuran su esencia.

A mediados del siglo XVIII, luego del triunfo del ejército británico sobre las fuerzas jacobitas de Escocia, la región sufrió un gran proceso de migración forzada. Con el objetivo de evitar cualquier revuelta futura, se prohibieron, además, símbolos característicos de la cultura como el textil de tartán y la gaita, entre otros.

Actualmente, a pesar de ser una zona con baja densidad de población, son sus habitantes quienes mantienen más vivas que nunca las tradiciones y hacen del lugar una experiencia inolvidable.

Cuándo ir

La mejor época para visitar Highlands es durante los meses de primavera o verano, desde fines de marzo a fines de septiembre, ideales para disfrutar del aire libre. Además de alcanzar temperaturas más templadas, puedes aprovechar las largas jornadas de luz solar. Tal vez podrías tener la oportunidad de presenciar uno de los acontecimientos más auténticos y curiosos de Escocia, los Highlands Games, que incluye competiciones deportivas, espectáculos y danzas tradicionales.

El otoño, por parte, también es una hermosa época para apreciar la transformación del paisaje y maravillarse con sus colores.

Clima

El clima en Highlands es oceánico, con poca variación de temperatura en las estaciones y lluvias frecuentes a lo largo del año. La costa oeste es notablemente más lluviosa que el centro y el este de la región, ya que recibe los vientos húmedos provenientes del océano Atlántico, lo que la convierte, también, en una zona relativamente más cálida.

El clima es más frío que en el resto de Escocia. En invierno la temperatura media es de 1°C y hay fuertes nevadas que pueden extenderse de forma considerable; el viento también es más fuerte e intenso. Durante el verano, de junio a agosto, las temperaturas son algo más elevadas, rondando los 18°C, y los días tienen abundantes horas de luz, hasta más allá de las 21 horas.

Gastronomía

Está claro que si visitas la región no puedes dejar de probar el famoso whisky escocés. Puedes degustar sus múltiples variedades tanto en pubs como en las propias destilerías. Su producción de cerveza y ginebra también es muy destacable.

Por otra parte, al tratarse de una superficie rodeada de agua, es muy común que se incluyan distintos pescados en cualquier comida del día, por lo que puedes desayunar, por ejemplo, salmón ahumado con huevos revueltos y salchichas, y almorzar el famoso fish and chips. Un plato bien tradicional propio de la localidad de Moray, en la costa noreste, es el cullen skink, una sopa espesa con haddock ahumado (un pescado característico de la zona) con papas y cebollas. También son frecuentes todo tipo de mariscos.

Otros tipos de carnes tampoco se quedan atrás, por lo que puedes encontrarlas de vacuno, de cerdo y hasta de oveja, con la que se prepara el famoso haggis, una combinación de carne, avena, cebolla y especias que suele acompañarse con nabos y papas.

Qué hacer

Highlands es, sin duda, un destino con infinitas posibilidades. Si decides visitar Las Tierras Altas, es probable que pases por Inverness, su capital. A escasos kilómetros de la ciudad se encuentra el famoso lago Ness, que puedes recorrer desde sus orillas e incluso cruzar hacia sus islas para conocerlas.

Ahí mismo se encuentra también el Castillo de Inverness, que fue construido en 1836 sobre las ruinas de antiguas fortificaciones que datan de los siglos XI y XV. Actualmente en el edificio funcionan oficinas del Gobierno y desde su torre norte puedes apreciar una de las vistas más privilegiadas de la ciudad y del lago. Frente al castillo se halla la catedral de Saint Andrews, de estilo gótico, que es considerada una de las construcciones religiosas más importantes de la región.

Frente al lago Ness también se hallan las ruinas de Urquhart, un castillo medieval que alberga numerosas historias de familias reales, clanes, usurpación, saqueos y más.

Hacia la costa oeste, en una pequeña isla llamada Eilean Donan, se encuentra el castillo que lleva su mismo nombre. Un puente de arcos conecta la entrada con la tierra y allí puedes visitar sus salas interiores y contemplar muebles, armas, obras de arte y distintos objetos de un inmenso valor histórico. Este es uno de los sitios más visitados y bellos de la región y del país entero.

Si eres fanático de Harry Potter, no puedes dejar de subirte a la West Highland Line y sentir que estás abordando el mismísimo Expreso de Hogwarts. La línea ferroviaria tiene dos ramales (Mallaig-Glasgow y Oban-Glasgow) y cruza el famoso viaducto de Glenfinnan de veintiún arcos de piedra, donde se filmaron algunas de las escenas de la saga.

Si deseas adentrarte aún más en los maravillosos paisajes naturales, conocer la llamada Ruta Panorámica de las Carreteras de Nieve, ubicada dentro del Parque Nacional de Cairngorms (en el centro-este de la región), es una excelente opción. Allí puedes encontrar destilerías de whisky, castillos como el de Corgarff o el de Balmoral, y miradores desde donde tomar hermosas fotografías.

¿Eres amante del whisky? La zona de Highland cuenta con 47 destilerías y el sabor del whisky va mutando dependiendo de dónde se ubiquen. Puedes degustar, por ejemplo, algunos con notas turbias y marinas, más propios de la costa oeste, y otros más afrutados y ligeros, como los del sur o los de la costa este, también conocidos como maltas secretas. Algunas de las más antiguas son la de Glenturret en Crieff y Balblair en Tain, mientras que entre las más modernas puedes encontrar la de Torabhaig en la isla de Skye o la de N'cn'ean, cerca de Lochaline, entre otras.

Galería de imágenes

Mapa

Hoteles relacionados