Blog
Expan Pro Blog
Islandia

Hvolsvöllur

Hvolsvöllur
Hvolsvöllur es un pueblo situado en el suroeste de Islandia. A sólo unos 100 kilómetros de Reikiavik, es un excelente punto de partida para explorar el sur de Islandia. Su céntrica ubicación la hace ideal para hacer excursiones de un día por la región y volver para pasar la noche en uno de los muchos alojamientos de la zona. Es muy popular entre quienes desean estar cerca de los lugares del oeste y el sur, como el Círculo Dorado, pero lejos del bullicio de Reikiavik.

Cuenta con un gran número de maravillas geológicas, hecho que llevó a la zona a formar parte del Geoparque Mundial de la UNESCO, Katla. Hvolsvöllur, por su cercanía a numerosos y bellos parajes naturales como las cascadas Skógafoss y Seljalandsfoss, la Reserva Natural Thórsmörk y el famoso volcán Eyjafjallajökull, es una parada imprescindible en una vuelta por la circunvalación de la isla.

Cuándo ir

La mejor época para visitar Hvolsvöllur es el verano, de junio a agosto, cuando la temperatura es más agradable, con una media de 11 °C, y hay abundantes horas de luz, lo que significa que podrás disfrutar más tiempo al aire libre. Lleva abrigo y chaqueta, ya que los días pueden ser frescos y lluviosos.

Clima

Al igual que el resto de la costa sur de Islandia, Hvolsvöllur tiene un clima subpolar con veranos frescos, en los que la temperatura media es de 11 °C, e inviernos fríos, con -1 °C de promedio. Las precipitaciones son abundantes durante todo el año, siendo octubre el mes más lluvioso.

Gastronomía

Hay algunos pocos restaurantes y sitios de comida rápida en Hvolsvöllur, en los márgenes de las rutas 1 y 261, donde podrás encontrar pizzas, hamburguesas y helado. Si bien tal vez la ciudad no es la ideal para probar platos típicos como la sopa de langosta, el kjötsúpa (en base a carne y verduras), o el plokkfiskur (el tradicional guiso con pescado, cebollas y papas), sí podrás comer en sitios con ambiente vikingo o medieval, lo que sin dudas es una grata experiencia.

Qué ver

Antes de adentrarte en los parajes naturales de los alrededores, una vuelta por Hvolsvöllur te permitirá visitar el centro LAVA, una exposición educativa para conocer la actividad volcánica y los terremotos que dieron forma a la isla, y UNA Local Product, con exposiciones de arte y productos locales, como el lopapeysa, el tradicional suéter de lana islandés.

También puedes visitar el Centro de la Saga de Njal, dedicado a la época medieval de Njal (la más famosa de las sagas medievales de los islandeses) y otras sagas islandesas. Hay una exposición en varios idiomas, una galería de arte y una réplica de una casa vikinga en la que se sirven bebidas tradicionales. El tapiz de Njal's Saga es un trabajo en curso que depende de la participación del público.

Si viajas con niños, en el centro de la ciudad hay una bonita zona verde donde estirar las piernas y disfrutar de un picnic, y todos los veranos se celebra allí una exposición al aire libre de fotógrafos de la zona.

Entre las actividades que se pueden realizar desde Hvolsvöllur se incluyen paseos a caballo, excursiones a glaciares y cascadas, senderismo y espeleología.
Uno de los lugares de interés se encuentra en Drangshlíð, junto a las montañas Eyjafjöll, donde hay una gran roca de casi 40 metros de altura. A un lado de ella hay cuevas, unas pequeñas casas con techo de césped y grandes espacios donde los granjeros guardaban el heno y sus animales.

Más allá están los acantilados Dyrhólaey, una península pequeña con pintorescas vistas, un faro y un gran arco de roca volcánica sobre el mar, y Reynisdrangar, unas formaciones rocosas escarpadas ubicadas junto a la costa, que son los restos de antiguos acantilados. Muy cerca, a unos 44 kilómetros, se encuentra también una de las piscinas termales más antiguas de Islandia, Seljavallalaug. Antes y después puedes visitar cascadas imponentes: Seljalandsfoss, detrás de la cual se puede caminar, y Skógafoss, una de las cataratas más altas y hermosas de Islandia, con un mirador situado en un acantilado rocoso que antes era parte de la costa.

La Reserva Natural Thórsmörk alberga una cordillera majestuosa, con senderos de excursión en medio de cañones, glaciares y vida silvestre.
Si quieres explorar islas más pequeñas, a sólo 30 minutos de Hvolsvöllur se encuentra Landeyjahöfn, desde donde se toma el ferry a las islas Vestman.
Y, por supuesto, la ciudad es también un punto de partida perfecto, alternativo a Reikiavik, para explorar el Círculo Dorado, formado por la zona geotérmica de Geysir, la cascada de Gullfoss y el Parque Nacional de Þingvellir.

Galería de imágenes

Mapa

Hoteles relacionados

Actividades