Blog
Expan Pro Blog
Alemania

Passau

Passau
Passau, en la Baja Baviera, se encuentra al sur de Alemania, en la frontera con Austria, donde confluyen los ríos Danubio, Eno e Ilz. Debido a esto es conocida como «la ciudad de los tres ríos» e, incluso, se puede ver la unión de los mismos y el color cambiante de los tres cauces.

La fuerza del agua ha moldeado literalmente la ciudad: Passau fue, durante siglos, un importante centro comercial, especialmente por la sal de Bohemia, el "oro blanco" de Europa central. El cristianismo, por su parte, dejó prestigio, ya que Passau se convirtió en el mayor obispado del Sacro Imperio Romano Germánico. El Altstadt, el casco viejo, sigue siendo prácticamente igual que cuando los poderosos príncipes-obispos construyeron sus estrechas callejuelas, túneles y arcos, pero el extremo occidental, alrededor de la plaza de los Nibelungos, se ha modernizado con centros comerciales.

Tanto si estás organizando un viaje por Alemania o Austria, como si tienes pensado hacer un crucero por el Danubio o te gustaría ir en invierno para asistir a los mercados navideños, en Passau hay algo que hacer para todos los gustos.

Cuándo ir

La mejor época para visitar Passau es de abril a octubre. En el verano es especialmente popular por los cruceros, mientras que en otoño hay menos concurrencia y la ciudad sigue siendo muy disfrutable para recorrer y estar al aire libre. Si te gusta el ambiente navideño, durante diciembre la ciudad se cubre de blanco y los mercados son un espectáculo en sí mismo.

Clima

En Passau los veranos son agradables, mientras que los inviernos son muy fríos y nieva. Además, suele estar parcialmente nublado todo el año. Durante el verano, de junio a septiembre, la temperatura máxima oscila entre los 18 °C y los 24 °C, y la mínima entre los 8 °C y los 14 °C. Julio es el mes más cálido, y las lluvias se concentran en esta estación, con alrededor de 100 milímetros al mes. El invierno, de noviembre a febrero, por su parte, registra máximas de entre 3 °C y 7 °C, y mínimas de entre 1 °C y -4 °C. El mes más frío es enero.

Gastronomía

Cuando recorras Altstadt, el casco antiguo, te toparás con una gran variedad de restaurantes donde comer. En Rindermarkt y Residenzplatz se concentran muchos cafés donde descansar y ver la vida de la ciudad. El cerdo asado, el schnitzel (o escalope vienés) y el goulash destacan entre los platos más populares.

Si te gusta la cerveza, en Passau tendrás muchas oportunidades para probar variedades nacionales y regionales como la märzen, rubia de color ámbar con aromas y sabores a malta tostada y final seco, la doppelbock, una versión ligeramente más fuerte de la tradicional bock, suave y con el distintivo dulzor de la malta, y la weissbier, una cerveza clásica de trigo bávara de fermentación alta, que se caracteriza por su espuma y su aspecto turbio.

Qué ver

Passau es pequeña y hermosa, ideal para pasear y relajarse junto al agua. La ciudad se divide en tres partes: la Altstadt («ciudad vieja», ubicada en la península que forman los ríos Danubio y Eno), la Innstadt («ciudad a orillas del Eno», o Inn en alemán) y la Ilzstadt (« ciudad a orillas del Ilz»).

Altstadt, el casco antiguo de Passau, es un centro urbano muy bonito con una marcada arquitectura barroca. El corazón del mismo es la Residenzplatz o Plaza de la Residencia, donde se encuentran la catedral, el edificio de la Residencia, cafeterías, tiendas y una fuente central conocida como Wittelsbacherbrunnen.

Caminando también encontrarás otros lugares de culto notables por toda la ciudad. Destaca especialmente la catedral de San Esteban, construida a mediados del siglo XVI después de que un incendio destruyera la anterior. Combina hermosos frescos en su interior con cúpulas verdes visibles desde lejos, y es muy conocido por su órgano que, con casi 18.000 tubos, es el órgano de iglesia más grande del mundo. Puedes asistir a un concierto en cualquier momento del año.

Para conocer más sobre la historia y la religión de Passau, puedes visitar el Museo del Tesoro de la Catedral que se encuentra en realidad en el edificio de enlace entre la catedral y el edificio de la Residencia del Príncipe Obispo.

Junto a la catedral encontrarás la Domplatz o plaza de la Catedral, donde se realiza el mercado navideño en las semanas previas a Navidad. Si vas en esta época, disfrutarás una hermosa postal con el contraste de la nieve y los colores del casco antiguo.

En el lado norte de la Altstadt verás la torre del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja, con algunas pinturas extravagantes en los salones interiores. Enfrente se encuentra el Museo del Vidrio, con unas 15 mil piezas que pertenecen a diferentes épocas, por lo que se pueden ver diveros diseños desde el siglo XVIII hasta la década de 1950.

A la vuelta se encuentra Höllgasse, una callejuela que alberga numerosas galerías de arte y tiendas de artesanía. Si te gusta el arte, seguramente te resulte también interesante el Museum Moderner Kunst, especializado en arte del siglo XX y también del presente, con obras de artistas locales y exposiciones rotativas.

Y si Passau es considerada la ciudad de los tres ríos, recorrer sus orillas y la confluencia de los mismos es sin dudas un imprescindible en una visita a la ciudad. Desde el casco antiguo, si vas al norte, te encontrarás con el Danubio. Caminando por Donukai hacia el este bordearás el río y te toparás con el Dreiflüsseeck, el punto donde confluyen los tres ríos y se ajusta bajo el nombre de Danubio. Rodeando la punta sigues el río Eno (o Inn en alemán). Al sur, al otro lado del río, verás Innstadt, la zona de la ciudad que se ve a orillas del Inn, mientras sigues las antiguas murallas. Te encontrarás con la torre Schaibling y acabarás bajo el puente Marienbrücke. Allí, en un espacio verde, verás el monumento a las víctimas del régimen nazi.

En Innstadt se encuentra la iglesia de peregrinación Mariahilf en la ladera de una colina. Fundada en 1622, cuenta la leyenda que, allí, un emperador rezaba incesantemente a la Virgen María para proteger Viena y su vasto imperio y que, gracias a esto, los ejércitos enemigos se retiraron. Hay una escalera de 321 escalones que sube hasta la iglesia. Desde la cima también podrás contemplar magníficas vistas de los ríos y de la ciudad.

Si quieres subir al Veste Oberhaus, construido en 1219, puedes hacerlo a pie o en vehículo. Una vez allí puedes explorar el museo para entender su historia, conocer la torre del Observatorio y disfrutar de las vistas.

Para conocer la zona de otra forma, si no llegaste a Passau en crucero, tal vez sea una buena excusa subirte a un barco y dirigirte al río abajo para contemplar la belleza de los alrededores e, incluso, llegar a otra ciudad.

Galería de imágenes

Mapa

Actividades