Blog
Expan Pro Blog
Islandia

Reikiavik

Reikiavik
Reikiavik, la capital de Islandia, se encuentra en la costa suroeste de la isla, con maravillas como un fondo de montañas coronadas de nieve, un frente de mar revuelto, aire frío y limpio incluso en verano, la magia del sol de medianoche, burbujeante actividad gastronómica y una proporción de cafés por ciudadano que es asombrosa.

Además de disfrutar la belleza de su arquitectura y la excelencia de su gastronomía a base de pescados y mariscos, Reikiavik es el punto de partida para conocer las maravillas naturales de esta isla de fuego y hielo.

Cuándo ir

La mejor época para visitar Reykjavik es el verano, de junio a agosto, cuando la temperatura oscila entre los 7 °C y los 22 °C. Ten en cuenta que los días pueden estar frescos, nublados y lluviosos ocasionalmente, así que es recomendable que lleves chaqueta y abrigo. Si tu sueño es ver auroras boreales, la época es desde finales de agosto hasta mediados de abril.

Clima

El clima de Reykjavik es subpolar oceánico, con inviernos fríos y veranos muy frescos. El invierno, de diciembre a marzo, es frío, nublado y ventoso, con días muy cortos en la primera parte, y lluvias que se alternan con nieve. En las noches más frías del año, la temperatura suele bajar a -12 °C. El verano es fresco con lluvias bastante frecuentes. Hay períodos muy frescos, con máximas de 12 °C, especialmente en junio. En los días más calurosos, la temperatura suele alcanzar los 22 °C. De fines de abril a mediados de agosto ocurren las noches blancas, en las que no está completamente oscuro ni siquiera a la medianoche.

Gastronomía

Prácticamente la totalidad de las recetas islandesas se basan en pescados y carnes. El bacalao, el salmón, la sopa de langosta, el harðfiskur (un pescado seco que se consume frecuentemente como aperitivo), la kjötsúpa (una sopa a base de carne y verdura) y el plokkfiskur (el delicioso guiso tradicional a base de pescado, cebollas y papas) son algunos platos de todos los días.

Forman parte fundamental también el rúgbraud, un pan de centeno, y el skyr, un queso tradicional. La cerveza islandesa, pese a que estuvo prohibida de 1915 a 1989, hoy es muy consumida.

En Reikiavik encontrarás la mejor oferta y variedad de restaurantes de todo el país. En el centro de la ciudad, en la zona que va desde Hallgrímskirkja hasta el puerto, donde las antiguas casetas de madera de los pescadores se han convertido en restaurantes, podrás encontrar diversas opciones, desde locales donde comer barato y probar el desayuno típico islandés de huevos y salmón ahumado, hasta bares y restaurantes para disfrutar de una noche en un ambiente vibrante. A minutos diez caminando del centro de la ciudad se encuentra el Mercado de Hlemmur Square, donde encontrarás opciones al paso donde comer, además de comida islandesa, otras alternativas internacionales.

Qué ver

La típica foto de Reikiavik corresponde a uno de los sitios imprescindibles en tu visita a la ciudad. Hallgrímskirkja es una de las iglesias más sorprendentes que puedas conocer, que destaca por ser el edificio más alto del país y por el hecho de que su arquitectura está inspirada en las columnas de basalto propias de esta tierra.

El Puerto Viejo es una de las zonas con más ambiente de la ciudad. Dada la importancia de la pesca en la historia de Islandia, siempre ha sido una de sus zonas más destacadas y concurridas. Hoy, además, es uno de los lugares más pintorescos, con casas de madera restauradas, un entretenido paseo por los muelles y la posibilidad de tomar una excursión a ver frailecillos, uno de los íconos de la isla.

Hay varios sitios interesantes en el Puerto Viejo. Dirígete a Harpa, un llamativo edificio confeccionado a base de hexágonos de cristal, al Museo Marítimo, para conocer la historia de la pesca en Islandia, al Museo de Arte, que alberga una amplia colección de arte vanguardista, o a Volcano House para aprender todas las particularidades de la isla.

Si sigues caminando por el paseo marítimo, encontrarás la escultura del Viajero del Sol o Sólfar, construida para conmemorar el 200 aniversario de la ciudad, que recuerda a un barco vikingo honrando la historia de Islandia y su tradición marinera. Cerca se encuentra Höfði, una bonita casa que tiene una gran importancia a nivel histórico, ya que allí se celebró la reunión de los presidentes Ronald Reagan de Estados Unidos y Mijaíl Gorbachov de la antigua URSS en 1986 para terminar con la Guerra Fría.

Otro museo interesante, aunque un poco alejado del centro, es Perlan, ubicado sobre una colina. Como su nombre lo indica, tiene forma de perla y ofrece hermosas vistas panorámicas de la ciudad. El museo expone el origen y desarrollo de la geografía de Islandia, así como sus curiosidades más llamativas.
Algunas calles populares para recorrer son Austurstraeti, Laekjargata, Skolavordustigur y Laugavegur, donde encontrarás restaurantes, bares, tiendas de ropa y algunos souvenirs. La plaza Austurvóllur es especialmente bella cuando sale el sol, ya que se llena de gente local. Es la más antigua de la ciudad, y está rodeada de casas de madera de colores y de varios edificios importantes de la ciudad como el Parlamento de Islandia y la Catedral Luterana.

El Lago Tjörn es un remanso de paz cerca del centro de la ciudad, perfecto para dar un tranquilo paseo y ver aves. Está rodeado de casas de colores, y cerca se encuentran algunos edificios importantes de la ciudad como la Galería Nacional, el Ayuntamiento o la iglesia protestante Fríkirkjan.

Además de todos estos lugares que ver en Reikiavik, puedes usar la ciudad como base para hacer excursiones al Círculo de Oro (el Parque Nacional Thingvellir, la cascada Gullfoss y los géiseres de Geysir), disfrutar de un baño termal en las piscinas del famoso balneario laguna Azul, visitar el lago glaciar Jökulsárló, lleno de pequeños icebergs y, si estás en la ciudad desde finales de agosto hasta mediados de abril, ver una aurora boreal.

Galería de imágenes

Mapa

Hoteles relacionados

Actividades