Blog
Expan Pro Blog
Alemania

Rüdesheim am Rhein

Rüdesheim am Rhein
Rüdesheim am Rhein es una ciudad pintoresca ubicada a orillas del río Rin en el corazón de la región vinícola del Rin, en el estado de Hesse, al oeste de Alemania.
Incluida en el Patrimonio Mundial de la Unesco como parte de los "Paisajes culturales del Alto Valle del Rin”, la ciudad destaca como ejemplo sobresaliente de la cultura vinícola, por la riqueza y diversidad de la arquitectura tradicional alemana y por el paisaje natural del valle del Rin, una de las regiones fluviales más bellas de Europa.
Esta fusión entre arquitectura, paisajes y vinos hacen de Rüdesheim am Rhein un destino para tu próximo viaje por Alemania.

Cuándo ir

La más recomendada para visitar la ciudad es entre mayo y septiembre, cuando las temperaturas son agradables y permiten aprovechar mejor la época los paseos al aire libre. Si quieres presenciar el festival del vino y el ambiente festivo, entonces deberías visitar la ciudad en agosto, cuando se celebra el Rüdesheimer Weinfest, uno de los más grandes de Alemania.
Por otro lado, si prefiere evitar las multitudes y disfrutar del paisaje, la primavera y el otoño pueden ser excelentes opciones. Durante la primavera, en abril y mayo, puedes disfrutar del florecimiento de los viñedos y el clima agradable, mientras que durante el otoño, en septiembre y octubre, te encontrarás con los colores cálidos de la estación y la vendimia.

Clima

Rüdesheim am Rhein tiene un clima templado, con veranos cálidos e inviernos fríos. La región se encuentra en el valle del Rin y está rodeada de montañas, lo que crea un clima protegido y relativamente suave en comparación con otras partes de Alemania.
Durante el verano, de junio a agosto, la temperatura promedio es de alrededor de 20-25°C, aunque puede subir por encima de los 30°C en días calurosos. La mayor parte de las lluvias se concentran en estos meses y principios de otoño, cuando caen alrededor de 80-90 mm mensuales.
En el invierno, de diciembre a febrero, las temperaturas medias oscilan entre -1 °C y 5 °C, ya menudo hay nieve y heladas.

Gastronomía

La cocina de Rüdesheim am Rhein está ligada, por un lado, a la gastronomía propia de su región (Hesse) y, por el otro, influenciada por la región de Renania-Palatinado, con la cual linda.
Algunas de las especialidades de la zona que definitivamente deberían probar son los vinos de Riesling, una variedad de uva blanca originaria de la región del Rin, con la que se producen vinos blancos secos y semisecos, y el Apfelwein, un tipo de sidra que se producir a partir de manzanas locales.
Es común, sobre todo en los festivales del vino, aunque también puedes encontrarla en panaderías y restaurantes, acompañar el vino con un trozo de Zwiebelkuchen, una tarta de cebolla, crema agria, panceta y especias, o con Spundekäs, un queso mezclado con cebolla , mantequilla y especias. Es común el Handkäs mut Musik, una especialidad típica de la región de Hesse cuya traducción significa “queso de mano” debido a que se utilizan las manos para darle su forma final, y consiste en un queso ácido que se sirve con vinagreta de cebolla y pan de centeno. Por lo general se lo sirve a modo de tapa, acompañando un vaso de Apfelwein.
La mayoría de los restaurantes se ubican en los alrededores del casco histórico, en las calles transversales al río o sobre la calle Oberstraße. En la calle Drosselgasse encontrará también restaurantes, bares y tiendas de vinos.

Qué hacer

Uno de los rincones más pintorescos de Rüdesheim am Rhein es su famoso callejón Drosselgasse. Se trata de una calle estrecha de sólo dos metros de ancho y ciento cuarenta y cuatro de largo. Antiguamente era transitada por marineros que acarreaban velas, remos y cuerdas hasta llegar a los pasillos que allí desembocaban y que conducían, a su vez, a los patios de las casas donde guardaban sus elementos. Años más tarde, funcionarios de alto rango y ciudadanos acomodados de Maguncia, su ciudad vecina, se mudaron a Drosselgasse al mismo tiempo que comenzaron a establecerse múltiples posadas y bares. Se trata de un sitio perfecto para apreciar sus típicas casas con entramado de madera, beber un buen vino y adquirir algún recuerdo de tu estadía en alguna de sus muchas tiendas de regalos.
Otro sitio curioso e interesante que puedes visitar es el Gabinete de Música Mecánica de Siegfried, fundado en 1969 y ubicado en un bello edificio del siglo XIV. El museo alberga una colección de más de trescientos cincuenta instrumentos entre cajas de música, pianos, pianolas, organillos y gramolas.
A orillas del Rin encontrará el Castillo de Brömserburg, una antigua fortaleza medieval en la que se aloja el Museo del Vino. Allí podrá conocer la historia y la importancia de la producción vitivinícola de la zona, además de realizar una degustación. También puedes optar por dar un paseo por el río, tomando algunas de las embarcaciones turísticas que realizan salidas diarias.
Si quieres apreciar el paisaje desde las alturas, puedes tomar el teleférico sobre la calle Oberstraße. Durante el recorrido verás gran parte de la ciudad y los múltiples viñedos a tu alrededor. Al final se encuentra el monumento de Niederwalddenkmal, una instalación de treinta y ocho metros de altura construida entre 1871 y 1883 para conmemorar la fundación del Imperio Alemán luego del final de la guerra franco-prusiana. Ten en cuenta que también puedes llegar a pie, por si deseas considerar esta opción tanto a la ida como a la vuelta de tu visita.
En las afueras de la ciudad, hacia el norte, se encuentra la Abadía de Eibingen, construida a principios del siglo XX. Allí reside una antigua comunidad de monjas benedictinas, fundada en 1165 por Hildergarda de Bingenla. Actualmente las monjas trabajan en el viñedo que se encuentra en las inmediaciones del edificio, en el que cultivan uvas Riesling y Pinot Noir. Además, posee una tienda donde adquirir vinos y otros productos artesanales.

Galería de imágenes

Mapa