Blog
Expan Pro Blog
Bosnia y Herzegovina

Sarajevo

Sarajevo

Sarajevo, la capital de Bosnia y Herzegovina, se encuentra emplazada en un valle en torno al río Miljacka, rodeada por Los Alpes dináricos. Con una larga historia, su diversidad cultural y religiosa es visible en su gastronomía, cultura y construcciones. Edificada como fortaleza por el Imperio Otomano cuando en 1429 fue conquistada Vrh-Bosna, la ciudadela eslava que existía allí, a finales del siglo VXII era la ciudad más importante de los Balcanes y la segunda del imperio tras Estambul. En el siglo XIX pasó a estar bajo la tutela del Imperio Austrohúngaro; posteriormente formó parte de Yugoslavia y, tras su disolución ,se convirtió en la capital de Bosnia y Herzegovina. Luego de la Guerra de Bosnia, que ocurrió de 1992 a 1995, la reconstrucción de Sarajevo comenzó inmediatamente.

Cuándo ir

De mayo a octubre, es decir desde fines de la primavera hasta la mitad del otoño, es una buena época para visitar Sarajevo. Los mejores meses, sin duda, son julio y agosto, cuando el verano trae días cálidos, muchas horas de sol y baja probabilidad de lluvia.

Clima

El tiempo en Sarajevo es continental, con inviernos fríos en los que las temperaturas pueden bajar hasta los -20 °C y suele haber abundantes nevadas, y los veranos con temperaturas superiores a los 30 °C. La primavera puede traer muchos días nublados, mientras que el otoño, lluvias.

Gastronomía

La cocina de Bosnia tiene influencias otomana, del Mediterráneo y de Europa Central. El plato nacional de Bosnia es el cevapi, que recuerda una salchicha corta hecha de carne de vaca o cordero picada. Se come normalmente para la cena y se sirven de cinco a diez piezas con cebolla cruda, crema agria y somún, el pan pita bosnio. La begova corba o sopa de bey es una sopa espesa de pollo, zanahorias, apio, papa y okra, que se suele comer en ocasiones especiales y durante algunas festividades.


En cualquier panadería puedes conseguir burek, una masa filo rellena con carne picada, espinaca, queso o papa. También puedes encontrar allí o en puestos ambulantes ustipsi, unas bolitas de masa rellenas, ya sean dulces o saladas.


La pljeskavica, una hamburguesa de cerdo, ternera y cordero, originaria de Serbia, es una de las comidas rápidas favoritas en Bosnia. Se sirve en un pan plano con cebolla, condimento y ensalada de queso.


El café turco, llamado café bosnio en la zona de los Balcanes, así como el baklava, están también muy presentes en la gastronomía de Sarajevo.

Qué ver

La convergencia de culturas y religiones es el punto álgido de un recorrido por Sarajevo. Muchos lugares de interés se encuentran en su centro urbano, cuya peculiaridad es que está dividido en dos partes: la austrohúngara al oeste, y la otomana al este. 


El barrio Baščaršija, el casco antiguo de la ciudad, mantiene su estructura otomana, con calles estrechas y adoquinadas. Allí podrás conocer la mezquita Gazi Husrev-bey, la más grande de todo el país. Fue creada en 1532 por los otomanos, aunque reconstruida en 1996 tras la guerra. Otra mezquita es la Havadža Durak, más conocida como la mezquita de Baščaršija, con uno de los patios más lindos y tranquilos de la ciudad. Si quieres conocer la mezquita más antigua de la ciudad, entonces ve a la del Emperador, mandada a construir por Isa Bey Ishaković, el fundador de Sarajevo en 1462. En sus alrededores se hicieron los primeros asentamientos de la ciudad. Ten en cuenta que, si quieres volver a Sarajevo, según la leyenda tienes que beber agua de la fuente Sebilj, ubicada en la entrada del casco antiguo. 


Si se trata de naturaleza y lindas vistas, Vrelo Bosne es un parque natural ubicado en el nacimiento del río Bosna. Puedes hacer picnic, recorrer los diques alimentados por el agua de manantial, ver cisnes y descansar. Del otro lado de la ciudad, en la colina, se encuentra Žuta Tabija, el Bastión Amarillo con ruinas de una muralla donde ahora es costumbre ir a ver el atardecer y obtener una de las mejores vistas de la ciudad.


Uno de los sitios más importantes, hablando históricamente, es el puente Latino, que conectaba a los residentes latinos con el barrio católico. A pocos metros de allí ocurrió el asesinato del heredero al trono austrohúngaro, el archiduque Francisco Fernando, detonando así la Primera Guerra Mundial. En el lugar hay una placa conmemorativa y un museo.


Por su parte, el lugar más conmovedor es el túnel de la Esperanza. Durante la Guerra de Bosnia, Sarajevo estaba sitiada. Luego de un año se produjo la destrucción de la ciudad y carencias de todo tipo, y se comenzó a cavar este túnel secreto de 800 metros de longitud para conectar con el territorio libre. Cerca de 4.000 personas lo cruzaban diariamente, lo cual permitió ingresar alimentos, medicamentos y otros productos de primera necesidad. Hoy en día hay un museo en el que se exhiben videos, fotografías y objetos.


Otro detalle conmovedor que puedes encontrar en diferentes puntos de la ciudad son las llamadas rosas de Sarajevo, un símbolo de la sangre derramada durante los bombardeos.

Galería de imágenes

Mapa

Hoteles relacionados

Actividades