Blog
Expan Pro Blog
Chile

Valparaíso

Valparaíso

En 2003, Valparaíso fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y es que, tras la inmigración europea que trajo a británicos y alemanes durante el siglo XIX, la ciudad cuenta con un conjunto arquitectónico invaluable en torno al cual se ha creado una oferta cultural única en la región.

Desde el plano hasta los cerros, cada rincón de Valparaíso tiene un encanto especial. Pasear en sus ascensores, mirar el puerto desde los paseos, detenerse en cada esquina a mirar el panorama y disfrutar del aire portuario son parte de su particular encanto.

Cuándo ir

Los mejores meses para viajar a Valparaíso son entre diciembre y marzo, pues son los meses de verano, cuando suben las temperaturas. De todas maneras, quienes no busquen en la ciudad un destino de sol y playa también pueden visitarla el resto del año, pues el clima es bastante agradable.

Clima

Valparaíso goza de un clima templado y cálido gracias a la acción moderadora del mar. En verano los termómetros suelen alcanzar los 25°C, con mañanas bastante nubladas que comienzan a despejar al mediodía. En invierno, en cambio, las máximas no pasan más allá de los 15°C, con días bastante nublados y posiblemente lluviosos.

Gastronomía

Valparaíso es el reino de los pescados y mariscos. En la famosa caleta Portales es posible abastecerse de todo tipo de productos del mar, que luego se pueden probar en los diferentes restaurantes de la ciudad. No existe una sola forma de prepararlos, pues las técnicas gastronómicas son infinitas.

Por otro lado, un clásico porteño es la emblemática chorrillana. Este particular plato nació en el restaurante J Cruz, un antiguo rincón de encuentro universitario, como una opción para que los comensales no se embriagaran tan rápido. Así se originó esta deliciosa preparación que lleva papas fritas, carne, cebolla y huevo frito. Todo un imperdible de Valparaíso.

En el plano de la ciudad existen también restaurantes de larga data, que han marcado el paso de la historia de Valparaíso. En ellos es posible encontrar también platos típicos chilenos, sándwiches abundantes y muy buenas cervezas, en un entorno familiar donde se pueden pasar horas conversando.

Por otro lado, con el auge cultural que han adquirido sus cerros, Valparaíso ha visto cómo ha crecido la oferta gastronómica en lugares como el cerro Alegre, Concepción y Cárcel, entre otros.

Qué ver

El llamado “plano” de Valparaíso hace referencia a la zona baja, entre los cerros y el puerto de la ciudad. Se trata de un entramado de calles entre las que se alzan diversos íconos, como el Congreso Nacional, la famosa plaza Victoria, el Arco Británico y la plaza Sotomayor.

Ésta última es considerada el corazón del centro cívico, con el Edificio Armada de Chile como telón de fondo y el Monumento a los Héroes de Iquique en el medio de la plaza, donde descansan los restos de Arturo Prat. Además, a sólo un par de cuadras se encuentra el muelle Prat, desde donde zarpan lanchas para dar paseos por la bahía.

Una vez recorrido el plano, es la hora de los cerros. Antiguamente eran más de 30 ascensores los que conectaban la parte baja de Valparaíso con las zonas más altas, pero hoy sólo cerca de diez de ellos se encuentran en funcionamiento, privilegiando así aquellos que alcanzan los cerros más turísticos.

El principal es, sin duda, el cerro Alegre. Para subir se puede acceder a través del ascensor El Peral, que se halla justo en la plaza Sotomayor. Este cerro es el más turístico de toda la ciudad y está lleno de hermosas casonas elegantes que construyeron los inmigrantes ingleses durante el siglo XIX. Vale la pena comenzar recorriéndolo por el paseo Yugoslavo, donde se alza el Palacio Baburizza –donde funciona el Museo de Bellas Artes– y el Palacio Astoreca, para luego perderse en su laberinto de calles. Todas ellas están llenas de vida, con hermosos murales, cafeterías, restaurantes, tiendas de diseño, galerías de arte, espectáculos callejeros y mucho más.

Ya sea caminando por el cerro o subiendo por el ascensor Concepción, se alcanza este cerro del mismo nombre. Fue el lugar escogido por inmigrantes británicos y alemanes para instalarse, construyendo hermosas casonas que aún hoy siguen en pie. Por eso mismo en este lugar se encuentra la iglesia Anglicana Saint Paul y la iglesia Luterana de la Santa Cruz, muy cerca una de la otra.

Un imperdible del cerro Concepción es el Paseo Gervasoni, bordeado por hermosas casonas con bow windows e impresionantes vistas al puerto. Allí, además, se alza el Museo Mirador de Lukas, que guarda una gran colección del dibujante Renzo Pecchenino, y también el antiguo Café Turri. Otro punto para conocer es el Paseo Atkinson, con su entretenida feria de artesanos al aire libre y hermosas vistas al Cementerio n° 1 de Valparaíso.

Éste se ubica en el vecino cerro Panteón y es considerado Monumento Histórico de Chile por la belleza del lugar. En él es posible caminar entre tumbas y mausoleos pertenecientes a las familias más pudientes de la época dorada del puerto de Valparaíso, con hermosas vistas al mar.

A pasos del cementerio se encuentra el cerro Cárcel. Su nombre se lo debe a que en él se encuentra la ex Cárcel Pública de Valparaíso, un lugar que recluyó a presos políticos entre los años 1973 y 1990. Hoy, el lugar ha sido convertido en el Parque Cultural de Valparaíso, un lugar de reunión y encuentro para diversas exhibiciones.

Algo más alejado de los cerros turísticos, justo en el Edificio Aduana, se encuentra el ascensor Artillería, que conduce al cerro del mismo nombre; en el trayecto es posible ver de cerca la famosa casa de color lila y techo rojo que se ha vuelto toda una postal del puerto. Al llegar se encuentra el Paseo 21 de Mayo, donde se encuentra el Museo de La Armada y un hermoso mirador hacia la bahía. 

Mapa

Hoteles relacionados